top of page

Gramos de Insta

Hoy le vamos a dar una vuelta a tu Instagram y al tema de la estrategia a seguir en cualquier cuenta.


¿Por qué? Pues porque en nuestras últimas visitas a futuros clientes seguimos viendo dos aspectos que siguen estando en la mente de la gente y que son un error:


- Creer que Instagram es la solución a las ventas del negocio y desesperarse porque no se obtiene ningún resultado.

- Pensar que la cuenta va a crecer rápido y todo el mundo va a dar like a las publicaciones.


Y esto es lo primero que aclaramos antes de decir nada para que la gente no se lleve a engaño. Para que Instagram funcione, hay que tener claros varios puntos previamente.


1-Perfil de Usuario


En Instagram el 69% son mujeres y el 31% hombres. Y, además, es una red social cuyo tope está en los 40 años aprox. Eso hay que tenerlo claro antes de ponerse a crear contenido sin ton ni son.


2-Sectores más seguidos


Entretenimiento, cultura y medios.

Viajes, transporte y turismo.

Tecnología y comunicación.

Belleza e higiene.


3-Motivos de uso


Entretenerse, interactuar, informarse e inspirarse.


4-Preferencias


El 58% sigue a influencers y el 48% a marcas. El 60% prefiere el contenido duradero (posts y carruseles) y el 40% el efímero (historias y reels).


Teniendo esto en cuenta, hay que diseñar una estrategia antes de meterse en faena. Pero antes, hay que preguntarse si tiene sentido que tu negocio esté en Instagram: en nuestro caso no. Tenemos una cuenta demo, pero no gastamos recursos ni tiempo en Instagram. Nuestro canal es otro.


Es tan fácil como crear un par de perfiles de buyer persona y ver si tienen cabida en Instagram. A la hora de crear esos perfiles, hay que preguntarse para qué usan Instagram evitando suposiciones y procurando usar datos reales.


Para averiguar qué les interesa a las personas que son tus potenciales clientes, podemos usar el buscador de Instagram: hashtags, ubicaciones, etc. Ver qué se publica y con qué interacciona la gente más antes de crear contenidos.


Tras analizar el tipo de cliente que te gustaría tener para tus productos o servicios, hay que definir cuál va a ser tu objetivo en Instagram, que debe ser valioso para tu negocio, claro.

Instagram es un canal de marketing más, donde hay gente real y tu cuenta tiene que estar alineada con los objetivos de tu negocio.


Lo que no son objetivos, así de entrada, son frases que nos dicen mucho del tipo: quiero hacerme viral, vender mucho en Navidad, hacer reels que lo peten, que me den like a todas las publicaciones, etc.


¿Para qué vamos a usar Instagram?


-lo usamos para potenciar el branding y la imagen de marca (aquí nos interesará el alcance, las impresiones, reproducciones, etc. del contenido)

-podemos usarlo para ganar engamement para el negocio (lo vemos rápido con los likes, comentarios, guardados, mensajes directos, etc.)

-se puede usar para convertir (tráfico dirigido a la web, compras, nuevos leads…)


Bueno, ¿qué hacemos con los contenidos?


Pues una vez definido lo anterior y no antes, que es lo que hace todo el mundo, comenzaremos a crear contenidos.


Contenidos útiles de interés para los perfiles que hayamos creado de cliente ideal (insisto, no es lo mismo crear contenido para solteros que para casados o casados con hijos).

Habrá temas y tendencias que surgen por el camino que también tendrán que tener su hueco en estos contenidos.


El caso es que hay que tener un listado de temáticas de contenidos para no dejar al azar, que nosotros desarrollamos en un depósito de contenidos. Esas temáticas tienen que solucionar problemas de la gente y hay que decidir qué objetivo se pretende cubrir con ellas.

Dirás: -pues anda que no es complicado todo esto-. Bueno, obviamente, cuando quieres que algo funcione, tienes que tener todas las piezas bien colocadas.


Para colocar las piezas tenemos los distintos formatos que nos ofrece Instagram, de los cuales hoy hemos elegido los que te obligan a ponerte delante de la cámara.


Tenemos los LIVES:

Son ideales para lanzar novedades interesantes del negocio, nuevos productos o servicios, desarrollar preguntas de los seguidores, dar charlas, hacer entrevistas y para las ventas en directo o live shopping (que Facebook ya no tiene), que no tardará en llegar a España.


Los LIVES ayudan a ganar transparencia, humanizan la marca, te hacen más cercano, permiten participar a otras personas invitadas (hasta 4 participantes) y convierten más.

Lo suyo es anunciar antes que va a haber un LIVE para que la gente esté sobre aviso y recuerda que se pueden programar, lo cual pone un aviso en la bio de tu cuenta.


REELS:

Mejor usarlos para divulgar contenido útil, presentar productos, crear manuales, seguir tendencias, etc. Aquí es conveniente crear reels de valor, es decir, que solucionen necesidades de la gente.


Lo bueno que tienen es que no están capados en alcance y te dan mucha visibilidad gratis gracias a la guerra contra Tik Tok.

Recuerda que también se pueden programar.


STORIES:

Son la barra libre de Instagram para los seguidores. Aquí nunca ponemos límites a los clientes.


La idea de usarlas es mejorar la imagen de marca, entretener, convertir, informar, etc. Sabes que se puede meter un enlace a la web o a un producto y que se pueden organizar en las stories destacadas.


Obviamente, para meterse en estos berenjenales, hay que tener la Bio optimizada y un buen estudio de hashtags.

¿Por qué os he contado hoy todo esto? Pues porque para vender en redes sociales hay que generar confianza y eso se logra demostrando que se sabe sobre un tema y ofreciendo info útil a la gente. Así que, si quieres meterte en Instagram a nivel profesional y nos llamas… no te asustes cuando te digamos que va para largo.


estrategia en instagram: el podcast

Comments


bottom of page