top of page

Vender es una mierda

Vender es una mierda… ¿o no?


Ya ves. La imagen del capítulo es lo que mucha gente tiene en la cabeza (que conste que es plástico 😂).


Llevamos cuatro años charlando con gente con negocios como el tuyo, con colegas de las agencias rancias de siempre de las que quieren salir volando, emprendedores frustrados, seguidores de vendehúmos y gente que hubiera hecho mucho dinero, si vender no fuese una mierda… ¿o no? Es verdad que hay mucho síndrome del impostor, con miedo a cobrar lo que uno vale; otros tienen en la cabeza la imagen del típico vendehúmos con sonrisa forzada y éxito infinito, con Lambo en la puerta, al que nunca podrán alcanzar, y otros se ven como el comercial pesado y desesperado por vender en Internet, sin otra idea que imitar lo que hace el resto, o ni eso.


Sin dejar de mencionar a quien monta un negocio porque sí, a los que se les acabaron las ideas para vender y a los que creen que el dropshipping o una web de afiliación de Amazon les salvará la vida… hasta que se dan de frente contra la realidad.


Todos tienen en común un pensamiento: vender es una mierda. Y el 80% acaba cerrando el chiringuito el primer año. Quizá tú estés a punto de unirte a este club. Tienes pánico a que te manipulen y termines perdiendo el dinero que tanto te ha costado reunir para montar el negocio, ¿verdad?


Por eso, intentando ahorrar, se olvidan de que para darse a conocer, hay que gastar dinero en marketing en lugar de unirse a la cofradía del puño cerrado (de la cual ya hablamos). Lo mismo le pasa a la gente a la hora de comprarte a ti. El miedo es libre y está en nuestra biología y no se fían de ti, porque básicamente no te conocen de nada.


Y es normal que muchas veces te desanimes y se te pase por la cabeza abandonar y ser un o una loser más. Tu propio cerebro te lleva a ello el muy traidor y gandul. Necesitarías un exorcista para sacarte lo negativo del cuerpo, porque según los científicos:

· Los estímulos negativos activan más tus neuronas que los positivos.

· La respuesta a las amenazas es más rápida e intensa que las que proporcionan las oportunidades y placeres.

· Los sucesos negativos se guardan en la memoria a largo plazo inmediatamente, mientras que los acontecimientos positivos requieren que pensemos en ellos de una manera activa entre 5 y 20 segundos.

· De las palabras emocionales que nos decimos a nosotros mismos el 62% son negativas y el 32% positivas.

· El malestar por perder dinero es más intenso que la alegría que da ganarlo.


Así que, o eres una persona optimista o necesitas un empujón de sabiduría de nuestro equipo “Fenicier” para sacar tu negocio online adelante. La culpa de la biología, que conste ;) Esta ocasión para vendernos no podíamos dejarla escapar, claro. Por tanto, como en la historia de la humanidad, sobrevive el que va con más cuidado, no el más fuerte ni el más inteligente. Pero hay otra manera de hacer las cosas y de que disfrutes con tu negocio. De hecho, tú no tendrías ese ordenador ni ese móvil si los colegas de marketing de esas empresas no te hubiesen liado mentalmente para comprarlos. También usas la ropa que usas y no otra porque alguno ha hecho bien su trabajo. ¿Es que crees que compras libremente? No me extraña que no vendas. Compras lo que compras porque alguien ha pensado como atraerte hacia ese producto o servicio. ¿Lo pillas?


Tu cerebro te lleva a lo negativo siempre a la hora de tomar una decisión. ¿Qué pasa? Pues que por un lado te pone en guardia, pero por otro entran en juego distintos sesgos psicológicos, como la prueba social (si otros ponen en las reseñas lo bien que les ha ido, eso resta negatividad a la decisión de compra).


Predices que a ti también te va a ir bien esa compra. Y este es un ejemplo de muchos de los que te podríamos poner para venderle a la gente. Vender es una mierda, pero también es francamente divertido. Aunque estadísticamente hayas tenido muy pocas experiencias malas con vendehúmos y comerciales de medio pelo, tu mente te juega malas pasadas. Consejo de hoy: “no te fíes siempre de lo que piensas”


Vender forma parte de tu vida. Por eso estás atendiendo a estas sabias palabras. Si no te lo pasas bien vendiendo, es que necesitas hablar con nosotros para ver el otro lado de tu negocio… o ha llegado la hora de que sigas trabajando para cumplir el sueño de otro, de tu jefe, en lugar del tuyo.


Te reto a pensar 1 minuto:


Sin contar los productos de primera necesidad que hayas comprado últimamente, piensa en dos productos que hayas adquirido últimamente.


¿Por qué los has comprado? ¿Por qué no otros? ¿te influyó el marketing? ¿una campaña de precio? ¿por qué? Seguro que había más opciones y no estabas ni de humor, pero elegiste esos. A ellos no les dio vergüenza vendértelos ni metértelos en la cabeza, ni a ti comprarlos al final.


Mándanos un mensaje, o un mail con la frase vender es una mierda y esa será la señal para que nos pongamos en contacto contigo (también si nos dejas tu número de teléfono).


Eso sí, salir de la mierda cuesta dinero, más o menos, según el caso que nos hagas y las ganas que tengas, así que si eres de la cofradía del puño cerrado, olvídate de hacernos perder el tiempo.


¿Aún te lo estás pensando? Hay una manera de vender divertida, pero sólo la conocemos nosotros los Feniciers.


Contacto… con… tacto… aquí.



Commentaires


bottom of page