top of page

Newsletters: tips feniciers

La newsletter suele estar englobada dentro de la estrategia de email marketing y puede ser necesaria o no. Eso va a depender de cada negocio y sus necesidades.


Es un tipo de mail que complementa el marketing global y que puede tener varias misiones: captar clientes nuevos, fidelizar a los que ya están, etc. Hay que tener claro para qué vamos a usarla, claro.


En base a su utilidad, pues ya se generan los contenidos correspondientes.


Generalmente, todas las empresas tienen una base de datos de clientes, que es una buena manera de comenzar a difundirla, para luego también captar más potenciales lectores fuera. Siempre nos va a interesar tener una base de datos de calidad, de gente que se suscriba por sí misma. Nada de comprar bases de datos y borrar a los que no interactúan.


La newsletter, siempre tiene que comunicar en cada número la manera en que puedes ayudar a la gente, no es soltar un rollo y ya está. En este sentido, nos vino un colegio de ingenieros que hacía precisamente eso y nos preguntaba por qué no la leían ni los propios miembros del colegio. Era como leer el prospecto de un medicamento.


Seguramente tengas redes sociales o publiques vídeos por ahí para dar a conocer tu negocio y productos. Pues un paso intermedio inteligente es, en lugar de enviar a la gente a la web directamente, dirigirles a que se suscriban a la newsletter, donde podrán encontrar info, descuentos, etc.


Es una manera de que se acerquen un poco más a tu negocio antes de realizar la compra definitiva. Les haces comprometerse un poquito contigo sin tener que comprar… por ahora. Es ir cerrando la trampa. Si tienes newsletter que merezca la pena, cambia el enlace en tus redes por el del formulario de la newsletter.


Como siempre decimos, las redes sirven para llevar gente a la web, a la trampa, a comprar. Y para eso hay que ir cerrando el cerco.


La newsletter tampoco es para vender directamente, sino que es para hacer crecer la imagen de marca y fidelizar de manera más íntima que a través de redes sociales, porque la newsletter hay que humanizarla, con un lenguaje cercano, contando historias, etc.


Si la newsletter es buena, el usuario querrá leer la siguiente. Y ahí radica el éxito de la misma. Valor, valor y valor.


Hay herramientas especializadas para email marketing que te permiten maquetar, hacer automatizaciones, etc. que son ideales. Nosotros usamos Mailer Lite, que ya su versión gratis es totalmente funcional. Os la recomendamos.


Por supuesto, tu web tiene que tener una sección, landing o página que haga referencia a la newsletter y sus beneficios, con CTA´s repartidos por la web invitando a la suscripción.


En nuestra web puedes verlo puesto en marcha, con un formulario de suscripción que es de Mailer Lite y está integrado en la web. Desde aquí ya te invito a suscribirte a nuestra revista gratuita de marketing +Q CLICKS.


Según el tipo de negocio que tengas, la newsletter tiene que tener un calendario de publicaciones (menos la nuestra, que sale cuando le da la gana, que por eso es muy Fenicier).


En cuanto a contenidos, olvídate de vender, vender, vender. La idea es aportar contenido de valor, hacer que la gente piense, solucionar problemas o dudas, etc. A ser posible que la newsletter tenga contenidos propios o más desarrollados que lo que publiques en redes sociales o vídeos.


No vale enviar una newsletter donde dices mira este enlace, mira este otro, sin aportar nada de utilidad, porque te abrirán la primera y cada vez pasarán más de todo. Eso ya lo haces en redes sociales.


Como seguramente no tengas mucha idea de diseño o maquetación, que es lo normal, las plataformas de email marketing (o incluso Word) tiene plantillas en las que te puedes apoyar para crear tu newsletter, si eres de meter muchas imágenes y demás.


Si solo vas a enviar texto, fondo blanco cual carta y a correr, no te compliques más. No conviene abusar de imágenes.


La gente pone muchas imágenes que no valen para nada en sus newsletters. La imagen tiene que ser tan útil como el texto y en un tamaño correcto.


Lo importante es tener claro para qué vas a usar la newsletter, ese número en especial, qué quieres que la gente haga tras leerla y que le quede claro desde el principio.


Cuando envías una newsletter, el asunto del mail es importante para llamar la atención: preguntas, invitaciones, etc. Las herramientas de email marketing tienen la posibilidad de hacer test A / B con los asuntos y elegir el que mejor funciona. Que no supere los 40 caracteres para que se pueda leer entero.


Dedícale tiempo al asunto. Pide ideas, pero que sea algo que tire donde escuece, que haga que la gente reaccione.


Y que la gente vea claro quién es el remitente, que mejor sea el nombre de una persona, aunque ahí entra ya un poco la estrategia de cada empresa. La idea es humanizar la marca.

Así, en conclusión, la newsletter es una herramienta potente bien utilizada que siempre tiene un objetivo: solucionar dudas y problemas de los usuarios. Ofrecerles productos o servicios que pueden ayudarles con sus necesidades.


Enviar newsletters no es enviar un mail, son cosas distintas que no tienes que confundir. Como ejemplo, nuestra newsletter comenzó como tal y acabó siendo una revista que recibe ya un montón de gente (estás tardando en suscribirte).


Sabemos que te faltan horas en el día para todo, pero hay maneras de ahorrar tiempo para poner en marcha cualquier proyecto. Para eso están la tecnología y las mentes privilegiadas.


El mejor consejo que te podemos dar es que te pongas en marcha salga como salga, porque con el tiempo irás refinando el estilo y los contenidos. Malo como te lo pienses mucho. Eso sí, no cometas el error de hablar de ti y de ti. Habla de tu sector, de novedades, de qué solucionas o aportas, etc.


Para el nuevo año debería ser uno de tus objetivos a lograr: comunicarte más con tus clientes por mail, bien sea con una newsletter o el formato que quieras darle. Apúntalo en tu lista para 2023.


Para todo lo demás, contáctanos y siempre habrá un Fenicier dispuesto a ayudarte.


trucos para tu newsletter

Comments


bottom of page