top of page

Convierte, convierte más

Si en el episodio anterior hablamos de que no vendías lo suficiente porque tu embudo de ventas no estaba bien o no existía… hoy nos lanzamos con unos consejos para incrementar la tasa de conversión de la gente que llegue a tu web con intenciones de comprar.


La conversión es un término que puede referirse a varias acciones por parte del visitante de tu web, por ejemplo:

- Hacer clic en un enlace de la web

- Añadir un producto al carrito

- Registrarse en la newsletter

- Comprar un producto o servicio

- Apuntarse a un evento


La tasa de conversión se calcula dividiendo el número de conversiones entre el número total de visitantes de la web. El resultado es un porcentaje. Lo normal es que esté entre el 1 y el 1,5%, aunque hay tiendas y webs con más porcentaje, claro está.


Como hablábamos en el episodio anterior, habrá mucha gente que no compre de inmediato o no lo haga nunca. Y eso es debido a:

- La web carga muy lenta

- La experiencia de compra no es muy intuitiva

- Las descripciones de los productos no son muy completas o claras

- No hay llamadas a la acción concretas

- La web no se adapta a los móviles y tabletas

- Los textos no son nada persuasivos

- La marca no tiene mucha credibilidad o no inspira confianza

- La web no da una buena impresión de entrada

- Comprar es un proceso dificultoso


Por eso, os traemos unas ideas para que vuestra tasa de conversión aumente (suponiendo que tenéis un embudo de ventas y que conocéis a vuestro cliente ideal):


1- Añadir reseñas de clientes, análisis de productos o servicios de alguien externo, casos de éxito o estadísticas de satisfacción. La prueba social es muy importante hoy día para comprar cualquier cosa. Nos fiamos de lo que otros dicen.


2- Hacer que aparezca una ventana emergente con información útil o una sorpresa. A Google no le gustan mucho, pero pueden empujar a la gente a hacer algo concreto.


3- Si tienes una newsletter o envías mails, haz pruebas entre una versión A y B a ver cuál da mejores resultados.


4- Mete prisa a la gente. Un truco viejo que siempre funciona, sobre todo con las ofertas limitadas en el tiempo.


5- Incluye contenido en vídeo en la web, bien sea de productos, tutoriales, unboxings, análisis, opiniones, etc.


6- Si vendes productos, utiliza Google Shopping y Google My Business para darlos a conocer, siempre con un enlace a tu web.


7- Crea una sección FAQ de preguntas frecuentes. Te ahorrará tiempo a ti y al potencial cliente, puesto que es probable que si le surge alguna duda, la tenga ya respondida.


8- Recuerda que todo embudo de ventas acaba en una página específica de tu web o en una landing creada al efecto para que la gente deje su mail a menos. Me explico, no es lo mismo un anuncio de zapatos que pinchas y te abre la página del producto en tu web, que pinches y se abra una página donde se hable de esos zapatos y haya testimonios, un buen texto persuasivo, vídeos, etc. y una casilla donde suscribirse a la newsletter a cambio de un descuento en esos mismos zapatos. Y de ahí ya un botón de compra donde se abriese el producto en la tienda.


9- Que la gente vea que eres de confianza: productos con garantía, información de envíos y devoluciones, medios de pago, atención al cliente, información de contacto, página de empresa o nosotros, opiniones de clientes, certificado SSL, etc.


10- El menú de navegación ha de ser claro y cristalino. El de toda la vida, arriba del todo, es el que mejor funciona, con sus menús desplegables de siempre. Lo más simple es lo que mejor funciona.


11- Ofrece promociones y descuentos. Romper la barrera psicológica de la primera compra es vital. Ofrecer descuentos en productos intermedios para que la rompan funciona bien. Y si lo haces como explicamos en el punto 8, mejor.


12- Ofrece envío gratuito si puedes. Al menos en la primera compra para romper la barrera. Y también si te sale rentable a partir de tanto dinero en compras.


13- Ofrece Bizum entre tus métodos de pago. Pronto también se subirá Whatsapp a ese carro.


14- Tener un chat directo o, mejor aún, conexión de la web con Whatsapp será la salvación para muchos clientes. Una manera rápida y directa de contactar contigo para cualquier cosa.


15- Tu tienda tiene que tener automatizados los mails para los carritos abandonados. Es algo básico en cualquier tienda hoy día.


16- Optimiza las fotos (tomadas desde varios ángulos) y descripciones de tus productos, donde puedes añadir fotos enviadas por clientes, reseñas, vídeos, etc.


17- Permite que la gente compre sin registrarse. Parece una tontería, pero mucha gente compra así y sirve para romper esa barrera inicial. Total, sus datos los vas a tener igual al finalizar el proceso de compra.


18- Como hemos dicho al principio, definir un embudo de ventas es importante y ofrecer a la gente info para su nivel de interés también, como contamos en el post titulado Plumilla Digital.


¿Por dónde vas a empezar a incrementar tu tasa de conversión? Quizá definiendo tu embudo de ventas o creando una landing page para tu publicidad…


Como ves, todo esto no tiene que ver con el diseño web puro y duro, ni con el posicionamiento, sino con el marketing de ventas. Si necesitas retomar el norte de tu negocio online, contáctanos. Llevará tiempo, pero la cosa cambiará.



Comments


bottom of page